La pandemia y su período subsiguiente ha cambiado de manera fundamental la manera en que aprendemos, lideramos y trabajamos. Estas tres acciones han debido adaptarse a los cambios acelerados que han implicado los eventos recientes, los cuales han trastocado muchas facetas de las organizaciones, incluyendo las de aprendizaje y desarrollo.

Con la mayoría de los viajes eliminados y los programas de formación presencial suspendidos o cancelados – mientras las gerencias de personas debían gestionar ajustes de rentas, suspensiones, despidos y eliminación de roles – las formas de capacitar debieron adaptarse.

Hoy, mientras las organizaciones transitan hacia la recuperación, las áreas de aprendizaje y desarrollo están re-pensando sus estrategias de formación y focalizándose en las ventajas del e-learning, particularmente para el desarrollo de habilidades que tradicionalmente se formaban de manera presencial, como es el caso del liderazgo.

Las organizaciones de alto desempeño saben que retener y desarrollar competencias de liderazgo es su desafío número uno y que sus esfuerzos tendrán un rol crucial en la navegación de la actual crisis económica y en el éxito de la organización en el largo plazo.

Un liderazgo efectivo en todos los niveles de la organización es crítico para posicionar al negocio en la ruta de la recuperación y el crecimiento. Por lo mismo es imperativo que las empresas continúen con sus esfuerzos para desarrollar líderes, independiente de los obstáculos.

Si bien los métodos de aprendizaje online o e-Learning estaban bien difundidos y sentados antes de la pandemia, éstos rápidamente se convirtieron en la única manera de capacitar al entrar el país en cuarentenas. En este contexto, algunas compañías, típicamente aquellas con un nivel de mayor de madurez en aprendizaje digital, rápidamente incorporaron con mayor énfasis programas de desarrollo de habilidades “blandas”, principalmente liderazgo.

Nuestros clientes nos preguntan frecuentemente respecto del impacto del desarrollo de líderes vía e-Learning versus formatos más tradicionales como el presencial. Nuestra experiencia nos muestra que el nivel de satisfacción con los programas de liderazgo online es muy similar con los que se desarrollan de forma presencial. Estudios hechos por otras empresas, como por ejemplo el Center for Creative Leadership, muestran resultados similares, no solo en satisfacción sino también en efectividad del aprendizaje y probabilidad de recomendarlo a un compañero/a de trabajo.

Este año 2022, más de 1.300 participantes han llevado a cabo nuestros cursos de liderazgo. En ellos hemos observado una alta finalización, gran satisfacción y una positiva valoración por parte de nuestros clientes en donde destacan:
  • La flexibilidad de nuestra oferta para adaptarse a las necesidades del negocio.
  • Su integración correcta con otras iniciativas de desarrollo del liderazgo, como por ejemplo coaching virtual.
  • Su capacidad para ser personalizada a fin de alcanzar los impactos de negocio esperados.
¿Interesado en ver cómo nuestros programas de liderazgo online pueden apoyar a tu organización? Hablemos.